El espacio y el otrx

Intercambio anónimo de prendas de vestir
Acción colectiva

Trabajo realizado en el marco de la Residencia COMUNITARIA
en el pueblo Martínez de Hoz, partido de Lincoln, Buenos Aires, Argentina.
Noviembre de 2017



           Cuando llegué al pueblo, P., quien me alojaría en su casa, me ofreció su cama. Él dormiría en un colchón en otra habitación. Cambiamos las sábanas aunque las que estaban ya estaban limpias, pues las había cambiado esa mañana. Luego me preguntó si había llevado camisón. "Tomá, me dijo, por si no trajiste", y sacó una blusa de un cajón.






Esta acción es fruto de una experiencia de campo realizada en Martínez de Hoz, localidad perteneciente al partido de Lincoln, provincia de Buenos Aires. En esta comunidad todxs lxs vecinxs se conocen entre sí, hay muy buena predisposición a la reunión, al diálogo, al encuentro casual callejero, y son muy amables y cordiales, cosas que noté desde el primer momento. Pero están atravesados por una problemática, incluso podríamos decir una pena, de índole afectiva y geográfica. La gente se está yendo. L s viej s se mueren, l s jóvenes se van a estudiar a la ciudad, y las casas van quedando vacías. La sensación de abandono es general. A esto se agrega una curiosa situación: el pueblo está situado a 2 kilómetros de donde fue fundado originalmente, lugar donde ahora sólo queda una estación de tren en desuso, una metalurgia y algunas pocas casas abandonadas y usurpadas. Prácticamente nadie va a este lugar. Les resulta ajeno.

           Todo esto me llevó a la idea de generar una forma de relación y de contacto alternativa, proponer una acción colectiva, un movimiento lúdico, que pudiera correr a lxs vecinxs de Martínez de Hoz de sus lugar habitual, y concebir el espacio, el vacío, la distancia y al otrx, de una manera diferente. La acción consistió entonces en un intercambio anónimo en el que lxs participantes daban una prenda en calidad de préstamo a un vecinx, y recibían otra que tenían que usar. La prenda iba con una pregunta adjunta, dirigida por parte del dueñx de la prenda al receptor. Yo era la intermediaria: buscaba las prendas y las llevaba a sus correspondientes destinatarixs, elegidxs especialmente. El intercambio duró tres días y finalmente nos reunimos todxs en un evento público en una sala del barrio. En este evento lxs vecinxs del pueblo se encontraron cara a cara, vistiendo la ropa del otrx, pudiendo reconocer de quién era la prenda que estaban vistiendo y quién vestía la suya. Además, se abrió el diálogo para que se respondieran personalmente las preguntas enviadas junto con las prendas. El evento dio lugar al reencuentro, a las risas, a una vivencia compartida, en un tono muy amable, jocoso y en definitiva, catártico.

Este proyecto se funda sobre la idea de la indumentaria como arquitectura, como territorio que se habita desde adentro, pero además como superficie que nos conecta con el afuera, con lxs otrxs, portando un cúmulo de información respecto de la identidad del usuario. Parte, a su vez, de la observación de los modos en que lxs habitantes perciben y habitan el territorio común, el pueblo, cuáles son sus deseos, cuáles sus temores, cómo reconstruyen su historia y cómo se proyectan como comunidad. En definitiva, cómo se representan a sí mismos, qué relato construyen de sí. Y por último, se posiciona sobre la base de que, si bien la distancia puede doler, también es el hecho necesario para que se produzca la simbolización, le carga de sentido. Sin distancia, no hay hecho simbólico, no hay ficción, no hay representación posible.

















































---

 
 

Mapa de la experiencia
Bordado a mano sobre tela
100 x 100 cm.
2019

---

El sentido de esta propuesta estuvo atravesado por los siguientes cuestiones:

// Distanciar: sacar los cuerpos de la escena de contacto (el espacio-entorno-común, las calles transitadas del pueblo) reemplazándolos por un objeto cargado de intención (el espacio-continente-propio, la prenda de vestir), que se aleja de su portador original para migarar hacia otra parte, hacia un otrx

// Percibir el espacio común, el pueblo, de un modo diferente: no directa sino indirectamente a través del objeto que se desplaza, y la consciencia de ello, con la consecuente fantasía respecto de "a dónde irá a parar", "quién se la pondrá"

// Concebir el espacio-continente (vacío) como posible de ser habitado de otras maneras, por otras entidades y, por lo tanto, susceptible de transformación --- manipular el continente (dar la prenda) con la intención de que el otrx lo use, lo llene con su particularidad, que es distinta a la propia

// Travestirse: jugar a intercambiar individualidades, roles --- ponerse en el lugar del otrx / verse reflejado en el otrx

//  Poner en cuestión la confianza (en unx mismx, en el otrx y en la intermediaria) y el gesto afectivo de dar

---

Enormemente agradecida con lxs vecinxs de Martínez de Hoz, que participaron,
acompañaron y permitieron que esta acción pudiera ser posible.

Noviembre de 2017